El caso Timofeev

EL AUTOR

Jesús Rodríguez Beltrán nació en Oña (Burgos) en septiembre de 1952. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto y Licenciado en Administración de Empresas por el ICADE. 

En enero de 1977 comenzó su trabajo en Sovhispán, la primera empresa mixta hispano-soviética, en el departamento comercial de la oficina de Madrid. 

En diciembre de ese mismo año fue destinado a la delegación de la empresa en Moscú como adjunto al director, siendo después director de esa oficina a partir de 1979. 

En abril de 1981 fue destinado nuevamente a Madrid, para hacerse cargo de la subdirección general de la empresa durante siete años. En mayo de 1988 fue nombrado director general y permaneció en el cargo hasta abril de 1991, fecha en la que dejó Sovhispán. 

A partir de 1991 creó su propia empresa y mantuvo una intensa relación comercial y empresarial con organizaciones de la nueva Rusia durante varios años más, hasta que cesó definitivamente en esa actividad en 1997.

LA OBRA

Fueron muchas las ocasiones en las que pensé en escribir sobre el caso de Timoféev, el de Koval y algunos otros acontecimientos de esa parte de mi vida, pero lo fui retrasando, hasta que llegó un momento en que los sentía tan lejanos que llegué a creer que apenas sería capaz de recordarlos. 

Durante mucho tiempo conservé un voluminoso y completo archivo sobre mi vida profesional a lo largo de veinte años, que incluían el periodo que aquí se relata. En un cambio de domicilio, por razones de falta de espacio en el nuevo, y quizá también por otros motivos, decidí destruirlo. 

Conservo por lo tanto solo algunos papeles, que se salvaron de la quema por casualidad, o por no haber estado colocados en el lugar que les correspondía. 

Aunque en algunos momentos he echado de menos el archivo, soy consciente de que, si hubiese dispuesto de él, estas historias hubiesen sido diferentes, más precisas en algunos momentos, pero menos personales. A la vista del resultado, y del inesperado flujo de recuerdos que en ellas se contienen, pienso que quizá no fue mala la idea de quemarlo.

Cuando me puse a la tarea no tenía ni idea del enorme poder evocador que el acto de la escritura podría tener en mí, ni de la precisión con la que sería capaz de recordar situaciones vividas treinta o cuarenta años atrás. 

Si algún lector se anima con el primer párrafo del Preámbulo de El caso Timoféev se sorprenderá por su aparente contradicción con lo que aquí escribo. 

No lo he modificado porque expresa el estado de ánimo y las sensaciones que tenía cuando comencé la escritura, y porque fue desde ese punto de vista desde el que empezaron a fluir los recuerdos.

El autor en 1978 en la Plaza Roja, flanqueado a su derecha por Juan Boada, director de Pesconsa, y a su izquierda por Manolo Suárez, director de la delegación de Sovhispán en Las Palmas.
El autor en 1988, flanqueado a su derecha por Vladímir Nikoláyevich Koval y a su izquierda por Georgi Vladímirovich Zhigálov, presidente de Sovrybflot.
ceja-rojo
Sovhispán fue una pieza clave en el despliegue de la formidable flota soviética de pesca por los mares de todo el mundo
23,75€
Envíos gratuitos a España peninsular
Cubierta El caso Kobal
23,75€
Envíos gratuitos a España peninsular
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad